Fusión, animación

Empresa de ocio infantil, juvenil y de mayores, con sede en Cangas de Onís.

Fue creada en al año 2012. Hoy, cinco años después, consolida su presencia en la comarca oriental asturiana, con un amplio abanico de actividades de animación sociocultural.

Trabajadores

Actividades

Monitores (en temporada)

Niños y jóvenes

Dónde está Fusión

En las inmediaciones de la Casa de Cultura de Cangas de Onís, la empresa cuenta con un aula de servicios múltiples. En ella se imparten talleres, danza y clases de apoyo principalmente
A la salida de Cangas de Onís, en dirección a Covadonga, “La Casina Mágica” es un espacio equipado como ludoteca para los más pequeños. Los cumples se celebran en ella.
Avda. de Covadonga, 36 Bajo, 33550 Cangas de Onís
fusiooneventosinfantiles@gmail.com

647 564 957

684 607 633

Líneas de trabajo

La Casina Mágica

Ludoteca infantil
Fiestas y cumples

k

Intervencion educativa

Clases de apoyo
Actividades deportivas
Talleres de baile y generales
Actividades extraescolares con AMPAS y Coles
Nuevas iniciativas; “Al cole en bici”

Intervención social

Acompañamiento de niños
Comedores escolares
Integración social

Animación sociocultural

Cabalgatas, Haloween, carnavales
Viajes de fin de curso
Actividad en Residencias
Con Asociaciones de Mayores
Organización de eventos

Gestión del ocio y tiempo libre

Teatro infantil y juvenil
Actividades de fin de semana
Parques lúdicos: Navidad y Semana Santa
Campamentos de verano

Responsabilidad y solidaridad

La responsabilidad social corporativa de la empresa Fusión es transitiva: todas sus monitoras/es incorporan la propuesta de la Empresa y voluntariamente extienden a niños, asociaciones y otros colectivos la acción solidaria: la participación desinteresada de los monitores en las acciones de compromiso social que promueve Fusión es la clave que las hace posibles.

Las camisetas de Fusión

Fusión emplea camisetas de diferentes colores, con el logo impreso, para el desarrollo de sus actividades. El precio de venta es de 10 euros. En él, se incluye un incremento de 2 € (el precio de coste es de 8 euros), que se destina en su totalidad a la Asociación “Emburria”.

Como consecuencia de tales colaboraciones, en su día se instaló en el Parque Infantil un columpio adaptado para personas con discapacidad. La empresa posee aún camisetas en stock para los usuarios que estén interesados, a la vez, en colaborar con la Asociación Emburria.

La carroza de Carnaval

Cada año, y de modo desinteresado, la empresa promueve y lleva a término una carroza de Carnaval en la que se integran pequeños y mayores de Cangas de Onís

Con otras Asociaciones

Fusión colabora con Instituciones y Asociaciones de interés social, como en el caso de la “Milla Solidaria”, a favor de la Fundación San Filippo, o la  donación íntegra de los 600 € obtenidos, en el concurso de Carnaval de Cangas de Onís, a la Asociación Galván.

Las bicicletas son para el colegio

La sociedad ensaya nuevas formas de pedagogía. En cangas de Onís aquí el Ayuntamiento, la empresa de animación y muchas madres y padres “animan” a decenas de escolares -por primera vez- a acceder al colegio en bicicleta: un nuevo derecho social. Cangas de Onís es llana, tiene un colegio en un extremo y demasiados coches de camino. Cangas de Onís carece de viales que faciliten el tránsito en bici, pero las apuestas van por delante de la realidad, siempre más lenta: emprendedores.

El “trabajo-servicio” de dos mujeres

Gonzalo Barrena

Aida y Pilar comenzaron su andadura como empresarias en el año 2012, en plena crisis, quizá porque las crisis son momentos si no excelentes, sí atractivos para la posición de “emprender”.

La formación y experiencia de las jóvenes determinó el acierto de la empresa: Aida, además de su formación, contaba con una diligente experiencia en la pescadería de su familia. Pilar, con su formación en el ámbito del trabajo y de la educación social. Es decir, una de ellas venía de trabajar en el delicado género del pescado, que se vende casi vivo en los establecimientos de proximidad, como el de sus padres. Ahí aprendes a hacer las cosas bien, a cuidar el género y a ganar la confianza del cliente, confianza que se desplaza “de boca en boca” en la comunidad de la que formas parte. También se aprenden, tras el mostrador, la rapidez y la eficacia en el manejo de las situaciones, porque lo mismo es un pez que una situación humana: genero vivo, tierno, cuyas formas hay que conocer y trabajar con sensibilidad porque, si no, lo estropeas.

Pilar, por su lado, acertó a formarse en el trabajo social. La época se recrudece, las familias están en tránsito hacia horarios y formas cada vez más exigentes y las instituciones tradicionales (Escuelas, Institutos, Hospitales) presentan signos de anquilosamiento: ahí la extrema flexibilidad de Fusión y la inteligencia que aplican a las juntas por las que hace agua el sistema.

Los niños que acuden a una cabalgata, los que enriquecen su tiempo de vacación en campamentos, los que cada miércoles son atendidos en talleres de estudio y socialización, por poner apenas unos ejemplos, en los tiempos que corren, necesitan calidad en el trato. Pilar y Aida, en su decir, confían plenamente en el conjunto de trabajadores que hacen posible su empresa, bien maestros, bien técnicos titulados para cada especialidad, pues es fundamental -y la ley lo exige- conocer la responsabilidad de la encomienda.

De ahí que este tipo de empresas vengan a ejercer como pivot en la partida que la clase trabajadora -en nuestro medio rural casi toda- juega con la exigencia horaria de la hostelería, máxime en la temporada alta de su dedicación. Esa necesidad era previsible. Pero también la había, sin que la pudiésemos percibir, en las horas sueltas -en ocasiones apenas medias horas- en que las familias precisan acompañamiento, uno de tantos servicios que nacen con el emprendedor: recoger un crío a la puerta del Colegio, ocuparse de él, conducirlo hacia las actividades que llenan la apretada agenda de los escolares, deposita hoy, a la puerta de nuestras comunidades, la tarea que las sociedades rurales delegaban en los maestros. O que no se percibía como necesidad.

Con lo que el emergente sector de los Servicios Sociales, más en nuetra tierra, embraga el cambio de época y engrasa el movimiento oxidado de las instituciones académicas. Fusión y otras como ella auxilian -esa es la palabra- a los concejales y alcaldes que perciben como necesidad la atención que una sociedad avanzada ha de prestar a los vecinos: los mayores y los más pequeños acaban de ser “descubiertos” por las Corporaciones, y los concejales se apoyan -y hacen bien- en estas jóvenes emprendedoras que “hacen camino al andar”.

Aida, con el oído atento a las exigencias de empresa, explica a Crónica Circular los hechos que acreditan su acción: diez trabajadores en invierno, directa o indirectamente encuadrados en Fusión, y más de veinte en temporada: “Fusión” lleva en el nombre la adaptabilidad.

La empresa lleva en el nombre la acción cooperante: en Ponga, por ejemplo, la gerontogimnasia y los talleres de baile se entremezclan, como las generaciones. En los concejos pequeños, con pocos jóvenes y población mayor, con muchos pueblos de escasísimo vecindario, los ayuntamientos ayudan en el transporte y Fusión pone los técnicos. Los locales públicos reviven en sextaferia musical el acierto de entonces, cuando eran muchos y era tamaña la necesidad de ayudarse

Sextaferia

Imagen: Inés G. Aparicio y María M. Mascías, sobre la empresa de Animación Sociocultural “Fusión”, de Cangas de Onís, Asturias.

Los Ayuntamientos, los departamentos de Servicios Sociales, Los Colegios y las Asociaciones de Madres-Padres, las Residencias de Mayores y sus respectivas Asociaciones, son los interlocutores naturales de Fusión. Pilar dice que hasta ahora se han encontrado con una respuesta siempre positiva: “hemos conseguido echar adelante todas las iniciativas

Interlocutores

Lo “profesional”, en la educación o el trabajo social, exige flexibilidad y sensibilidad de bailarina.  Resulta  complejo percibir por dónde pasa el trabajo, por dónde la necesidad. Y todo ello sin perder la referencia del trabajo “humano”, es decir, la satisfacción de las personas que confían en tus manos, denominadas  indebidamente ahora con el nombre de “usuarios”.

Flexibilidad

“Reanimar” los tiempos muertos del sistema, las horas de sombra, las necesidades de educación. Los niños, los primeros jóvenes, los mayores, en el nuevo contexto social, quedan a merced de las pantallas. Por necesidad y responsabilidad, urge llegar a padres y madres, a trabajadores, a aldeas de vecinos contados, a instituciones de recursos moderados …

Espacios de sombra

Fusión, animación

Si deseas visitar la web de la empresa…

Acceder

Este sitio web utiliza cookies para facilitar la comunicación. Entendemos que, si continúa navegando, acepta usted las cookies mencionadas y nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies